top of page
  • chilanga

Reflexión sobre el Festival de Jamaica 2024 en Tokio


El Festival de Jamaica 2024 en Tokio, Japón, prometía ser una vibrante celebración de la cultura jamaiquina en el corazón de una metrópoli asiática. Sin embargo, el evento dejó sentimientos encontrados entre sus asistentes.


A primera vista, el festival parecía cumplir con su cometido: música reggae resonaba en el aire, el aroma de la comida típica invitaba a los visitantes, y los colores vivos del Caribe decoraban cada rincón. No obstante, una inspección más cercana revelaba rostros de insatisfacción entre algunos de los asistentes, transformando el ambiente en uno menos auténtico y más criticado.


El organizador del evento es un nativo japonés que afirma haber vivido veinte años en Jamaica. A pesar de su experiencia, varios visitantes nativos de Jamaica expresaron su descontento con la manera en que se condujo el festival. La crítica principal giró en torno a la falta de autenticidad y la desorganización evidente en varias actividades. "Esto no se siente como un verdadero festival jamaiquino", comentó un asistente visiblemente frustrado.


El organizador japonés fue entrevistado, pero ofreció pocos detalles sobre el desarrollo del festival y evitó responder algunas preguntas clave. Esta falta de transparencia solo incrementó las críticas, sugiriendo que quizás no se haya tomado en cuenta la esencia y las tradiciones culturales de Jamaica en la planificación del evento.


Algunos asistentes sugirieron que el festival debería haber sido organizado por personas de Jamaica, quienes comprenderían mejor cómo transmitir su cultura de manera auténtica. No obstante, otros argumentaron que los problemas de seguridad, el volumen del sonido y los disturbios que se habían producido en ediciones anteriores fueron las razones por las cuales las autoridades de Tokio decidieron otorgar los derechos del festival a organizadores locales japoneses.


Ante esta controversia, queda la pregunta de quién se encargará de organizar futuros festivales. Si bien muchos opinan que es probable que los derechos se sigan otorgando a organizadores japoneses locales por razones de logística y seguridad, es imperativo que se trabaje en una colaboración más estrecha con la comunidad jamaiquina para garantizar que la celebración refleje fielmente la riqueza de su cultura.


En resumen, el Festival de Jamaica 2024 en Tokio ha dejado una lección importante: para celebrar y honrar adecuadamente una cultura, es esencial incluir y respetar las voces de aquellos que la viven y la sienten en su corazón. Esperamos que los organizadores tomen en cuenta estas críticas constructivas para futuros eventos, permitiendo que el espíritu de Jamaica brille con todo su esplendor en Tokio.

0 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page